jueves, 31 de enero de 2013

Martí y el Sol



    José Martí murió de cara al Sol, y el Sol se repite en algunos de los monumentos erigidos en su honor en Cuba.
   Entre ellos se destaca el Memorial establecido en Caimito del Hanábana, en Calimete, a donde llegó el niño José Martí en 1862, cuando su padre fue designado Capitán Pedáneo de la zona.
   Allí comenzó a amar el campo cubano, y también a odiar la esclavitud. El lugar fue declarado Monumento Nacional, y el proyecto solar fue construido en ocasión del aniversario 150 del natalicio del Maestro, en el año 2003.
   Se trata de un calendario que aprovecha la luz solar para destacar 111 fechas relacionadas con la vida del Apóstol.
   Un silencio que transmite paz y respeto caracteriza el lugar, que incluye las banderas de los dieciocho países que visitó Martí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario