domingo, 13 de enero de 2013

Pueden ser inofensivos, pero debes cuidarte


    Hoy quiero hablarte sobre los reproductores de música personales, los cuales pueden emitir altas presiones sonoras consideradas peligrosas. Y no se trata sólo de que afectan el oído, sino que su abuso se asocia con dolores de cabeza, desconcentración, trastornos en el aprendizaje y otros síntomas.
   Hemos visto jóvenes que cruzan la calle despreocupadamente, concentrados en la música, y otros que imponen sus gustos a todo volumen a los que los rodean. Incluso algunos escriben, estudian o se quedan dormidos con el reproductor en los oídos.
   No decimos que no los uses, sino que regules su volumen y lo emplees con responsabilidad, y no actúes como algunos, que reconocen el riesgo, pero continúan escuchando la música con un elevado volumen.
   Perder la audición es triste: piensa en eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario