martes, 26 de marzo de 2013

Batiendo tambores: un pequeño rumbero



  Vivir en Matanzas es vivir la rumba, un ritmo que nació aquí, mezcla de la colonia con lo africano, hoy raíces de nuestra identidad. A este mundo lleno de sonoridades se acerca un pequeño matancero, Lian Alberto Romero Hernلndez.
   Su familia todavía desconoce el por qué de su afinidad con la percusión. Su madre lo relaciona con las atenciones musicales recibidas durante su período de gestación, un parto de jimaguas, pero aún no sabe.    
   En tanto, tíos y abuelos se suman y suplen vacios artísticos propios. Primero, tras la llegada de un bongó y ahora de una tumbadora artesanal, le facilitan el camino a este autodidacta del tambor.
   Desde los dos años de edad sorprende a las tías del círculo infantil, al hacer suyo cualquier momento y espacio para tocar. Ahora su familia lo lleva a los ensayos de las comparsas y lo integra a talleres musicales.
   Este matancerito, lleno de facilidades para reproducir ritmos, también, desea ir a jugar y al estadio, y de hacerlo con Yeyo, su hermano gemelo, y su prima Lauren, quienes se integran a su inquietante pasión por el tambor, y es así en compañía de ellos como únicamente se siente aplaudido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario