sábado, 1 de junio de 2013

Con una pequeña intérprete



   La vocación por diferentes oficios y profesiones es, en ocasiones, muy tangible a edades tempranas.
   Con su guitarra, su voz y sus apenas 8 años, Lizaide Montejo González provoca en quienes le escuchan una sonrisa y el aplauso. 
   Cursa tercer grado en la escuela primaria matancera Eusebio Guiteras, y cuenta con Daniel Santana como instructor. 
   Desde los seis años se adentra en el camino del arte, y en su repertorio incluye canciones infantiles y de temas patrióticos, buen inicio para una futura intérprete.

No hay comentarios:

Publicar un comentario