sábado, 19 de octubre de 2013

Un poema de Martí adolescente

   El 21 de octubre de 1869 ingresó oficialmente José Martí en la cárcel de La Habana. Tenía sólo 16 de años de edad, y fue acusado por la carta que le envió a un antiguo compañero de estudios, en la que lo señalaba como traidor por haberse integrado al Cuerpo de Voluntarios, compuesto por españoles.
   Desde presidio el joven Martí envió una foto a su madre, con un verso: 
Mírame, madre, y por tu amor no llores; 
si esclavo de mi edad y mis doctrinas 
tu mártir corazón llené de espinas, 
piensa que nacen, entre espinas, flores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario