sábado, 21 de diciembre de 2013

Para ser un buen compañero

   Hoy vamos a conversar sobre el compañerismo, el cual surge cuando compartimos una tarea y por ella nos conocemos, creamos una amistad y tratamos de que todos sean felices y cumplan sus objetivos.
   En el caso de los pioneros, es el estudio el que nos une, y a partir de él nacen relaciones en las que se lucha por el bienestar colectivo.
   Casi sin darnos cuenta, poquito a poquito, ha nacido una verdadera amistad, basada no solo en lo agradable de la compañía sino en el respeto, la admiración y la confianza.
   El compañerismo enriquece a la persona, porque damos y recibimos cariño, somos más generosos y  aprendemos de sus experiencias y de sus conocimientos.
   Es una de las relaciones que más estimamos, porque sentimos como propias las alegrías y las tristezas de los demás,  y nos preocupan a veces y a veces nos entusiasman.
   Por eso somos más plenos y felices cuando somos buenos compañeros, y cuando sabemos ganarnos que lo sean igual con nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario