viernes, 21 de febrero de 2014

Rescatar la amabilidad

   Parece que para algunos el ejercicio de la cortesía es algo que ha quedado como un recuerdo, pero si nos empeñamos podemos rescatarla entre todos.
   Si analizamos bien, la ausencia de amabilidad nos dificulta la vida tremendamente. Y, según los estudiosos, existen fórmulas para avanzar en este campo. Por ejemplo, cuando se realiza una petición es menos agresiva si se agrega: si a usted no le importa, o si no es demasiada molestia, pues ambas frases respetan el derecho del otro a actuar libremente.
   El saludo tiene un gran valor simbólico, porque será entendido como un gesto de cercanía, de proximidad. Su ausencia demuestra enfado o irritación, y de aquí surge la frase de retirar el saludo, como claro reflejo de una actitud poco amigable.
   Y después de esta explicación, pensemos en cuántas personas olvidan hoy esta sencilla fórmula de saludar.
   Debes comprender, y comportarte de acuerdo con esta realidad, que una persona es cortés cuando pretende que todos quienes le rodean se encuentren cómodos y felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario