viernes, 25 de abril de 2014

Con una gran sonrisa

   Quiero hacerte muy rapidito un pequeño cuento: Había una vez un muñeco de papel que no tenía cara, pero sí un lápiz, y podía elegir qué tipo de rostro iba a tener.
   Así que preguntó a todos cuál era la cara perfecta, y los pájaros le contestaron que con un pico, los árboles que con hojas, las flores que con colores.
   Hasta que una nube, que no tenía forma, le lanzó una gran sonrisa, y el muñeco se dio cuenta de que esa la cara que quería.
  Juntos tomaron el lápiz para dibujar una sonrisa enorme, y aquella fue la cara que gustó a todos. 
   ¿Entendiste qué quise decirte? Que una sonrisa siempre agradarás, y de nada vale estar enfurruñado.
   Si te pones bravo, recuerda al muñeco del cuento, y dibújate una gran sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario