sábado, 10 de mayo de 2014

La envidia: una mala consejera

   La envidia es un defecto muy feo, y tenemos que darnos cuenta cuando comenzamos a sentirla.
   Te cuento que había una zorra a la cual una trampa le había cortado la cola. Estaba muy avergonzada y se sentía poco atractiva, y decidió que la solución sería aconsejar a las demás que se cortasen la cola, porque si todas eran iguales no se vería su defecto personal.
   Reunió a todas sus hermanas y les dijo que la cola era un feo agregado, una carga sin razón, y que lucirían más bellas si la eliminaban. 
   Pero una se dio cuenta de lo que se traía, y le contestó  que si no fuera porque la trampa le había cortado la suya no estaría dando ese consejo, que era sólo en busca de su propio beneficio  y no por hacer el bien. Y entonces todas las zorras se marcharon moviendo elegantemente sus colas.
  Ojo, amigo, ojo, amiga: la envidia se deja ver, y sólo nos conduce a la soledad. Acepta lo que eres y lo que tienes, y lucha por ser mejor, pero sin dañar a los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario