sábado, 3 de mayo de 2014

Nunca decir mentiras

   Creo que todos en algún momento hemos dicho una mentira, y por eso es bueno que sepamos diferenciar que en ocasiones no importa mucho, pero otras veces sí, y puede tener muy malas consecuencias.
   Como norma, debemos decir siempre la verdad, para que nos caracterice nuestra honestidad, y porque siempre, mas tarde o más temprano, se descubre si lo que dijimos es cierto o no.
   Podemos evitarnos la vergüenza de que nos descubran, y si nos mantenemos siempre al lado de la verdad, veremos que es más fácil la relación con todos y que nuestros familiares y amistades nos comprenderán más fácilmente.
   No se pueden utilizar las mentiras para nada, porque nunca son lo que parecen y no se sabe en qué se convertirán y cómo nos afectarán. Y esta, entiéndelo así, es una gran verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario