sábado, 6 de septiembre de 2014

Para ser un buen deportista

   Convertirse en un gran deportista lleva importantes dosis de esfuerzo y abnegación, desde el momento en que el atleta se consagra a la disciplina donde tiene puestas sus metas.
   Eso, la mayoría de las veces, ocurre en edades bastante tempranas, y donde primero se observa en Cuba en los Juegos Escolares Nacionales, en los que se demuestra la entrega individual y la del colectivo.
    Los pequeños atletas saben que la victoria está en el sacrificio, y entrenan muy fuerte para lograr altos resultados. Sus esperanzas son llegar a integrar equipos grandes y competir por el país.
   La familia agradece a los entrenadores y profesores de educación física esa otra parte de su educación, que les consolida valores como la disciplina y el esfuerzo, y que los prepara para estar siempre listos para ganar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario